Nombran a Boris Johnson como ministro de Relaciones Exteriores

14 de Julio de 2016 | 4:38

Fuente: The Guardian

Uno de los primeros actos de Theresa May, la premier británica, ha sido nombrar como ministro de Relaciones Exteriores a Boris Johnson, quien impulsó la salida de la Unión Europea (UE) y renunció a suceder al anterior primer ministro, David Cameron. Sobre ello, May ha heredado la mayoría absoluta que logró Cameron en las elecciones generales del 7 de mayo del 2015, un año antes de que se viera obligado a presentar su renuncia ante la victoria del Brexit en el referéndum del 23 de junio, cuando él había defendido la permanencia.

No obstante, estará aún más bajo el escrutinio del público, ya que no recibió la bendición del electorado en las urnas. De acuerdo al diario El Tiempo de Colombia Álvaro Méndez, profesor del London School of Economics (LSE), “Lo que está haciendo May con estos nombramientos es tratar de ganarse al ala más derechista del Partido Conservador porque no fue votada. Está simplemente creando un mandato”, aseguró Méndez.

Asimismo, menciona que “este nombramiento va a tener consecuencias negativas para el país. Boris Johnson es una persona que no está preparada para esta posición, una muy seria. Las decisiones que se vienen tras el Brexit son muy importantes como para dejárselas a una persona que no tiene la experiencia de un gabinete de política exterior, de Cancillería”. Al respecto, Johnson tendrá que liderar la diplomacia británica en un momento en el que el Reino Unido no solo va a negociar con Europa, sino que también debe comenzar a forjar acuerdos de comercio bilaterales con multitud de países, dado que pronto dejará de amparado la UE.

Nacido en Nueva York en 1964, Alexander Boris de Pfeffel Johnson, también llamado “BoJo”, estudió en el prestigioso colegio privado británico de Eton y fue presidente del club de debate en la universidad de Oxford. Posteriormente, inició una carrera de periodista en The Times, no obstante, fue despedido apenas un año después por haber supuestamente inventado unas declaraciones.

Después fue corresponsal del Daily Telegraph en Bruselas entre 1989 y 1994. Debido a ello, se convirtió entonces en el periodista favorito de la primera ministra Margaret Thatcher, gracias a unos artículos que se mofaban sistemáticamente de las instituciones europeas y caricaturizaban sus regulaciones. “No inventaba las historias pero siempre caía en la exageración”, recuerda Christian Spillmann, periodista de la AFP en Bruselas durante “los años Boris”. Posteriormente, fue elegido diputado por primera vez en el 2001 pero adquirió un estatuto nacional en 2008 al convertirse en alcalde de Londres.

Fuente: El Comercio y Gestión