PPK en Princeton: "Quiero hacer una revolución social en el Perú"

25 de Febrero de 2017 | 11:17

Fuente: Andina

El Presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski, recibió una medalla en la universidad y realizó una ponencia sobre América Latina. Por aproximadamente una hora, el mandatario peruano realizó una ponencia titulada “Una nueva era para Latinoamérica” y respondió preguntas del público que se dio cita en la Universidad de Princeton.

El mandatario acudió hoy a la prestigiosa universidad estadounidense para recibir la Medalla James Madison, la más alta distinción otorgada a ex alumnos. Se trata de un reconocimiento a la trayectoria excepcional en el servicio público.

Durante su ponencia, PPK comentó algunos pasajes de la reunión que sostuvo ayer con su homólogo Donald Trump, con quien dijo haber tenido una interesante conversación sobre América Latina. También se refirió al caso Lava Jato, el escándalo de corrupción que ha sacudido a la región; a la distribución de ingresos en América Latina, que calificó de “pobre”; al comercio mundial que se ha vuelto más lento debido a la crisis financiera; y, entre otros temas, al desafío que implica avanzar en educación y tecnología para evitar un estancamiento.

“Tenemos que abrirnos, la sirena de la protección nos lleva a un abismo. No es una buena receta”, acotó. Al referirse a nuestro país, aseguró desear “una revolución social en el Perú”, en base al trabajo por el agua, la educación y servicios de salud.

“La única forma es a través del crecimiento. Ahorita es bien difícil generar crecimiento, pero creo que lo vamos a lograr si podemos unir al país y que se sumen a nuestras ideas. No es fácil hacerlo, porque muchas personas están motivadas por su instinto político de corto plazo. Pero yo creo que sí podremos hacerlo”, refirió.

Posteriormente, en la rueda de preguntas, PPK señaló que el Perú tiene que superar el escenario de corrupción del caso Odebrecht. Asimismo, expresó que se debería de eliminar cualquier prescripción en el caso del delito de violaciones a menores de edad.

Fuente: El Comercio