Rusia dictamina sanciones económicas contra Turquía

28 de Noviembre de 2015 | 4:29

BBC Mundo

Como respuesta al derribo de un bombardero ruso SU-24 en la frontera con Siria, el Gobierno ruso emitió un decreto que contiene un paquete de sanciones económicas contra Turquía. Así por ejemplo, entre las medidas adoptadas se ordenó suspender o restringir la entrada en Rusia de determinadas mercancías procedentes de Turquía, además de restricciones a empresas turcas para realizar trabajos y prestar servicios en el territorio de Rusia.

El decreto impide, asimismo, que los empleadores rusos contraten ciudadanos procedentes de Turquía a partir del 1 de enero de 2016. Por su parte, los operadores turísticos rusos deberán abstenerse de vender productos y servicios que contemplen visitas a Turquía; y, por añadidura, se prohibirán los vuelos chárter entre Rusia y Turquía, considerado el segundo destino turístico preferido de los rusos después de Egipto. El Gobierno ruso estima que sólo esta medida contra la industria turística provocará perdidas en Turquía de hasta 9500 millones de euros.

Las medidas fueron anunciadas después de que Moscú exigiera las disculpas públicas de Ankara, así como las compensaciones respectivas y el castigo a los culpables del incidente. Las autoridades turcas se limitaron a lamentar el incidente y a denunciar que el bombardero ruso invadió el espacio aéreo de Turquía, siendo que la operación formó parte de una estrategia antiterrorista contra Siria. Ello ha desencadenado la profundización de las crisis dimplomática entre ambos países. [BBC Mundo]