Varios muertos en un ataque en Berlín con un camión contra un mercado navideño

19 de Diciembre de 2016 | 5:31

Fuente: Andina

Hoy, aproximadamente a las 8:15 de la noche en la ciudad de Berlín, Alemania, se presume que se habría perpetrado un ataque terrorista, producto del cual al menos nueve personas han muerto y decenas han resultado heridas, después de que un camión arrollara a una multitud en el mercado navideño de Breitscheidplatz en Berlín.

La policía ha detenido al conductor del vehículo que, según las afirmaciones de testigos, se había dado a la fuga. El Ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, ha declarado que no está claro si lo ocurrido se trata de un atentado o un accidente. Asimismo, el ministro alemán recordó que el país se encontraba en alerta por posibles ataques en Berlín durante las fiestas navideñas.

La entidad policial de Berlín tiene indicios sobre dos posibles móviles: que sea un accidente o un choque intencionado. Los investigadores de la policía, tras la detención del conductor del camión, han señalado en Twitter que “las motivaciones no están claras” y han instado a los peatones a abandonar la zona y dejar espacio para los servicios de emergencias y sanitarios. Adicionalmente, el alcalde la ciudad, Michael Müller, ha visitado el lugar de los hechos y ha declarado “lo que vemos aquí es dramático” pero que “la situación está bajo control en la zona”.

Como señala el diario El País, el lugar del atropello masivo en Berlín es uno de los sitios más turísticos de la capital alemana. Este es el mercado navideño junto a la iglesia Gedächtniskirche, también punto vital del turismo en estas fechas. Se trata de uno de los mercadillos más antiguos y más populares del centro de la zona Oeste de Berlín. El hecho de que el ataque perpetuado en un mercadillo navideño tiene también un fuerte simbolismo. Supone, de hecho un ataque contra las tradiciones alemanas y su modo de vida ya que en Alemania, los mercadillos navideños son imprescindibles desde finales de noviembre y frecuentarlos supone una de las costumbres más arraigadas de los alemanes.

Fuente: El País, RPP